3

Amanece ya la noche en el puerto,
nueva ola de atávicas sensaciones
en apogeo por el cuerpo yerto.

Fantasmagóricas alucinaciones
emergen en sombría luz de faro,
pensamientos prontos como el disparo.

Sonetos jarochos que se fueron con la bruja.

I

 

Sueñas que me atrae tu canto

como el mar hipnotiza al río.

Que desciende perverso y frío

sobre mí como oscuro manto.

 

Más torpes lápidas no aguanto

fatigado de este amorío,

descanso final tan  tardío

como aquel solitario llanto.

 

Piensas tenerme por locura,

que en la niebla vago perdido,

solitaria, endeble figura.

 

Soy el templo jamás construido,

culto a la voluntad impura,

negro néctar en ti vertido.

 

 

 

 

 

II

 

Piensas que me pierdo en tu melodía,

que vivo a través de tus desvaríos

aunque fútiles, absurdos y fríos,

deseos oscuros que la noche huía.

 

Cansado, día y noche fumaría

en espera del mañana sombrío;

hundidos yacemos en el hastío

desde que la gran negrura llovía.

 

A los espantos aquí o en la luna

que no creen en la bella sorpresa,

pero sí en su malnutrida fortuna.

 

A esos llantos una alegre promesa,

por dulce o feroz que sea la hambruna,

no los deja atrás esta alma siamesa.

Ausente despertar.

Ausente despertar.
Recorres de prisa veinte caminos.

Corres, sonríes, giras
y escuchas marimbas.
Sin atar tus cordones
persigues avispas.

Vacío despertar.
Sombras sobre los empinados riscos.

Ubi sunt.

¿Dónde estás Meteoro?

¿Dónde estás Volcán?

Dónde estás Sanguinario.

Yo estoy vacío.

Pesadillas

II

 

Los ídolos precipitándose,

súbita centella mortecina,

hemos con sangre de llorarles.

 

Gritos de almas en agonía,

rocas que estallan en el suelo,

el señorío de la cruz inicia.

 

Con hierro y fuego evangeliza

tan anhelada profecía,

de este linaje que se eclipsa.

 

La noche blanca prevalece,

pero la sangre, magma vital

que a una miríada mueve,

pronto cual mecetl crecerá

para alimentar el regreso

de los más fieles de sus siervos.

 

III

¡Calla! sé bien que ahora estoy dormido,

siento al Sol manosear mis mejillas

pero opté por quedarme a ti ceñido.

Mi deseo y tus rojas zapatillas

son el equilibrio en esta utopía,

donde siempre me cuelo a hurtadillas.

Cada noche de sutil osadía

despierta todos estos sueños rotos,

fruto de esta vida mía en herejía.

Por eso mis sueños de ti devotos,

adicto a recrearte con la mente,

a esa luz que solo encuentro en tus ojos.

Tan acostumbrado a vivir ausente,

a hacerte caricias en la distancia;

no soy más que de una ilusión, doliente,

torrente de pasión en asonancia,

caudal de placer azul contenido

que se desploma en cascada al olvido.

El Primer Vuelo del Vampiro

PVVHace un tiempo leí un excelente libro, breve en extensión pero de un gran valor para las letras por lo que nos presenta. Este volumen reúne cuatro cuentos fantásticos que nos dan a conocer el origen literario del Vampiro.

Este personaje aterrador que si bien, desde hace eones ya estaba presente en las leyendas folclóricas a lo largo de las culturas más antiguas, los relatos mostrados en esta edición son los que de una u otra manera, marcan tanto la pauta literaria para este personaje, como la fijación en el imaginario mundial de esa imagen clásica e inmortal (como él mismo) de este demonio que tanto nos ha aterrado.

Este libro se titula El Primer Vuelo del Vampiro.

Los textos que incluye son:

La Novia de Corinto, escrito por Johann Goethe, escrito en 1797, es la obra que absorbe a este personaje y lo inserta al mundo de la literatura.

El Vampiro, de John Polidori, es el relato que presenta al mundo la imagen que hasta hoy tenemos del Vampiro, un acaudalado misterioso, seductor y de una maldad infernal. Este texto se gestó al mismo tiempo que Frankenstein, pues tanto Shelley como Polidori, participaron del reto literario de escribir una historia de fantasmas propuesto por Lord Byron.

La Familia del Vurdalak, espeluznante cuento de Alexei Tolstoi, es mi cuento favorito de la edición; sombrío, crudo y en verdad aterrador, es un relato que los hará desconfiar de sus amigos, su pareja y hasta de sus padres, así como mirar por encima del hombro al caminar.

El cuento que cierra el libro es El Huésped de Drácula, ni más ni menos que de Bram Stoker, quien con sus historias ha perpetuado a este personaje en el que podemos depositar nuestros más arcaicos miedos.

El libro es de Factoría Ediciones, pero ya sea que lo compren o los busquen por la red, en verdad, no dejen de leer estos cuentos, y al hacerlo, confío en que me compartan cuál de los cuatro es su preferido.

Año bisiesto

El 29 de febrero es un Deja Vu o una segunda oportunidad.

Hoy es un día extra ¿qué harás?

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Redline: Live to Drive!

To share my passion of motorsports to all my readers! To get people of all ages and income levels into the absolute best vehicle possible for their specific needs and to make driving enjoyable every single day!

Letras gratis

El blog de Pablo Tassani

ARQNIME

¡Sonríe!