La importancia de la semántica

Anuncios

Feliz Día de la Madres

Siguiendo una tradición con seguridad milenaria e inherente a la cultura del hombre. Hoy 10 de mayo, en México celebramos a las mujeres que han decidido entregar su tiempo, disposición y amor a los hijos.

Ellas son el verdadero génesis de la vida y no únicamente por concebirnos (en complicidad con la pareja [en la mayoría de los casos]) sino también porque son la primer guía, el primer cincel, que para bien o para mal, comienza a grabar en lo que Aristóteles solía llamar Tabula Rasa, marcando así en gran parte y sin duda, la pauta que desarrollará nuestra historia como seres humanos: Insípida, de luz o llena de tinieblas.

Gracias mamás de todo el mundo por todo, lo bueno y lo malo. ¡Felicidades!

Il Decameron

Tierras lejanas, misteriosas costumbres y la búsqueda, tanto del amor como de la complacencia carnal, a través de un punto de vista con seguridad, distinto al nuestro. Así es Il Decameron.
Es cierto que no soy poseedor de la verdad absoluta, pero creo que cuanto más nos alejemos del cine norteamericano mejor apreciación del séptimo arte lograremos. Por lo tanto, les presento un excelente largometraje, posteado originalmente, en lo que para mí es uno de los mejores Blogs de Cine.
No olviden visitarlo.

Siete pasos para escribir un gran cuento según Julio Cortázar

 

Una vez más; cazando, rastreando los pasos de las más grandes letras, he encontrado en la red una síntesis de la visión que Julio Cortázar revelaba de su arte.

Por tanto, de hacer el análisis adecuado de tales, estoy seguro de que aprenderemos en demasía.

Con ustedes siete sencillos pasos que nos llevarán a concretar una mejor historia

  1. “Un cuento es como andar en bicicleta. Mientras se mantiene la velocidad, el equilibrio está asegurado”.
  2. Para escribir un buen relato lo básico es conocer de antemano la estructura, la noción general del cuento, el tema.
  3. Un cuento nace de una obsesión de una “cosquilla”.
  4. Todo cuento cortazariano tiene un final sorpresivo, un final circular.
  5. “La idea que me hago del cuento es siempre un orden muy cerrado, que evoca la idea de la esfera”.
  6. “De la misma manera que una novela la veo con un orden muy abierto, un cuento lo concibo con límites implacables”.
  7. “Cuando el escritor intenta explicar un misterio en el último párrafo, la esfera se rompe, deja de aportar ese orden cerrado”.

 

¿Quieres saber más? Click para ir a la fuente

¿Quieres leer a Julio Cortázar? Click aquí

3 consejos para que la inspiración nunca te abandone

3 consejos de Robert A Heinlein para que la inspiración no te abandone

Una vez más me he encontrado con algunos consejos prácticos para la escritura, importantes y muy atinados, claro, por  venir de gente que sin duda domina el oficio.

Por eso quiero compartirlo con todos ustedes amig@s escritor@s/lector@s

De nuevo, les adelanto, la premisa que yo ubico como relevante para todo aquel que esté interesado en escribir, no es otra que aislarse de todo el mundo y escribir.

Miquel Barceló, escritor de Ciencia ficción español nos habla de un caso de éxito, el de Robert A. Heinlein, uno de los escritores más admirados en Estados Unidos, considerado junto con Isaac Asimov y Arthur C. Clarke, entre los tres mejores de todos los tiempos.

Nos dice que para Heinlein existen tres tipos centrales y únicos, de historias:

  •  Chico-encuentra-chica: una historia de amor o de búsqueda o de fracaso de este amor. Además las variaciones son infinitas.
  •  El sastrecillo valiente: o su inverso, es decir, la historia de un triunfo o de un fracaso.
  •  El-personaje-que-aprende: la historia de alguien que piensa de una manera al iniciarse la   narración y que, como consecuencia de los conflictos y de lo que le sucede, cambia su forma de pensar.

Genial, con estos puntos, todos a quienes nos atormentaba el hecho de no poder dar con esa chispa, con esa idea de la cual partir y comenzar a desarrollar nuestra historia, dejaremos de sufrir y vamos a extinguir de una vez esa maldita y burlona página en blanco.

Con esto, las historias deben fluir y  se podría asegurar de manera fehaciente,  que la inspiración nunca volverá a ausentarse.

Pero esto no es todo, Barceló amablemente, casi de forma fraterna diría yo, nos comparte una estructura básica para completar nuestro relato/novela, sólo se tiene que rellenar los puntos con nuestras ideas y listo.

Aquí están:

  1.  Empiece con una idea. (Que ya obtuvimos de los 3 tipos centrales de historia)
  2.  Lleve esta idea a la vida por medio de un conflicto (no caer en largas disertaciones, son demasiado aburridas).
  3.  Utilice los personajes que mejor puedan “dramatizar” el conflicto, y haga que cambien en su forma de ser o de pensar por efecto de lo que les sucede.
  4.  Establezca una secuencia de los hechos que ocurren, una trama, que pueda mostrar los pasos principales a través de los cuales sus personajes detectan el problema o los problemas, buscan las soluciones posibles e intentan llevar a la práctica dichas soluciones.
  5.  Prepare un buen entorno para rodear y ambientar todo lo que sucede en la historia. Haga que sea razonable. No hace falta que explique con detalle todo lo que haya pensado como entorno pero, como futuro escritor que quiere ser, debe tenerlo muy claro en su imaginación.
  6.  Si es posible, inicie la historia en mitad de un conflicto para atraer al lector. En la mayoría de los casos, el escritor debería tener clara la estructura general de la trama: planteamiento, nudo y desenlace según establece la tradición clásica, pero nadie le obliga a que la narración sea completamente lineal.
  7.  Busque un buen punto de vista para explicar la historia. (Conviene decir que éste es un apartado bastante complejo y que merecería un tratamiento aparte que ahora no es posible).
  8.  Déjese de teorías y ¡escriba!

Aquí para leer: FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA de Robert A. Heinlein.

Fuente

Decálogo para novelistas neófitos

Decálogo para novelistas neófitosEn mi búsqueda por conocer la experiencia de todos aquellos que ya incursionan en el oficio de escribir; sus consejos y tropiezos, para aprender de ellos.

Me topé a finales del año pasado con un artículo del escritor español Luis Murillo (quien en su novela La Púrpura Negra ya presagiaba un Papa Argentino), tan interesante como divertido y en especial, realista.

Hoy lo comparto con ustedes amigos escritores-lectores y en verdad espero lo saboreen y los haga sonreír como lo hizo conmigo.

El Decálogo:

1.- No sueñes nunca con hacerte millonario escribiendo novelas.

Hay exactamente cinco mil trescientas cuarenta y tres maneras de hacerte rico, todas mucho más fáciles que publicando un libro.

Por ejemplo, apostando al 37 en la ruleta.

O abriendo una casa de lenocinio en una comunidad de eunucos.

2.- No pienses jamás en pasar a la Historia de la Literatura.

A dicha Historia sólo pasan aquéllos autores que les caen bien a los profesores que escriben los libros de texto para la asignatura de Literatura en el instituto.

Cuando yo estudiaba, los mejores novelistas eran los que se amamantaban con las ubres del franquismo. Últimamente, los “nambergüans” son los subvencionados mediante gigantescas promociones en los medios de la ideología conocida como “progresista”.

3.- Antes de nada, tienes que tener una gran historia.

Pero una gran historia no es la que a ti te parece que es una gran historia. Una gran historia es la que le gusta a, pongamos, medio centenar de lectores que, eso sí, no sean ni familiares ni amigos ni amantes tuyos. No te hagas trampas a ti mismo.

Si no puedes realizar dicho test, inténtalo con algún aficionado del Barcelona y Messi o del Real Madrid y Cristiano Ronaldo.  Si logras que alguno de ellos deje de ver un partido de los colores de su alma por leer tu libro, ten la completa seguridad de que posees una extraordinaria historia.

Bien, supongamos que tienes esa maravillosa historia. Una maravillosa historia a la que, para entendernos, le vamos a poner por título… ¿Qué te parece, La bondad recompensada? El título no es la quintaesencia, pero nos sirve para continuar navegando por el proceloso mar de la edición.

4.- Tener una extraordinaria historia no garantiza que te publiquen la novela.

Y menos si la presentas a un concurso literario. A los grandes premios literarios, y también a gran parte de los medianos y pequeños, el hecho de presentar un original significa, lisa y llanamente, que eres un pazguato.

Yo fui uno durante bastante tiempo hasta que descubrí, mediante el clásico truco de adherir un poquito dos hojas con pegamento, que te devolvían el original sin leerlo… Cuando lo devolvían, porque ahora ni eso.

Por ejemplo, este año al premio Planeta se han presentado 430 pazguatos y dos “listetes”, los ganadores.

5.- ¿Presentar a una agencia literaria o directamente a la editorial?

No te aconsejo que presentes La bondad recompensada a ninguna agencia literaria. Todas tienen ya cubierta su “cuadra” de escritores.

(Las cuadras, al menos en mi pueblo cuando yo era “chico”, eran los lugares donde se les ponía el pienso de paja y cebada a los caballos, mulas y burros, en la actualidad cariñosamente llamados “asnos”. Esta acotación es meramente arqueológica).

Mejor envía el manuscrito a una editorial, siempre que no te exija que se lo remitas en papel. Si es así, te vas a gastar una buena pasta en imprimirlo, encuadernarlo y enviarlo por correo convencional o mensajería. Y jamás lo recuperarás porque ya te advierten clarísimamente que “no se devolverán en ningún caso los originales recibidos”. Supongo que alguien de la editorial se está pagando un apartamento lujoso vendiendo al peso los cientos de miles de dinas cuatro que se reciben al año.

Te aconsejo, pues, que sólo lo presentes a editoriales que acepten el envío por email.

6.- ¿Qué pasa cuando llega mi manuscrito, en papel o en word, a la editorial?

En principio lo “congelarán” durante, al menos, tres meses, ya que hay que guardar una larga cola. Pasados estos tres meses, o cuatro, o cinco, llegará a manos de un lector “profesional”. (Entrecomillo lo de profesional porque no sé en qué universidad, academia, tugurio o casa de “prostis” se estudia la profesión de “lector”).

El citado lector, al que antes le pagaban muy mal, y ahora le pagan peor, y además le exigen muchos informes, abre por fin tu novela a la que le has dedicado… ¿Un año…? ¿Dos…? ¿Tres…? ¿Y qué ocurre? Pues que si no le enganchas en las primeras veinte o treinta páginas estarás “kaputt”, como la famosísima novela de Curzio Malaparte. (Te traduzco lo de “kaputt” en román paladino por si no tienes el “babylon” a mano: “jodido”, con perdón).

En esta hipótesis, perdón, en esta realidad, a lo mejor Dios se apiada de ti y recibes un email diciendo que “hemos leído con toda atención y cariño La bondad recompensada, pero en estos momentos no entra en nuestros planes editoriales. Le animamos a que lo intente en otras editoriales”. O bien “es una excelente narración, pero tenemos cerrado nuestro cupo de publicaciones hasta dentro de tres años, por lo que le aconsejamos la presente en otras editoriales”. O peor todavía, “es un magnífico thriller, pero este género lo tenemos cubierto con los best-seller americanos”.

7.- ¡Aleluya, tu novela le ha gustado al lector “profesional”!

Si tienes la suerte, la inmensa suerte, la increíble suerte, de que a un lector le gusta tu novela, entonces ésta llega a la mesa del editor/a, que es una especie de jefe de equipo. Este-a entonces la lee y le puede gustar o no. Lo más seguro es que no le guste, pero, de vez en cuando, se produce una encrucijada de constelaciones y le gusta. En esta improbable hipótesis, pero no metafísicamente imposible, se la pasa al director/a editorial. Y éste-a ya veremos si le parece bien o no. Normalmente no, pero a veces, una entre veinte mil seiscientas setenta y siete, le gusta.

Entonces decide editarla, siempre y cuando haya dinero para ello, claro. Y ahora, como todos sabemos, no hay un euro.

8.- ¡Milagro, te publican la novela!

La prueba de que Dios existe es que se producen milagros como el descrito anteriormente. Y también es un milagro que tú no fallezcas de un infarto cuando te llega la noticia por el “gemeil” o el “yajú” Y otro milagro, que no fulmine un ictus al pariente-a cuando se lo cuentas.

Pues bien, si se produce este milagroso milagro de que te la publican, aprenderás en tus propias meninges que publicar no es igual a vender. Si quieres que se venda, para eso la has escrito, te tendrás que mover tú, tu familia y tus amigos… ¿Qué mover…? ¡Remover Roma con Santiago, Sebastopol con Tombuctú, Anchorage con el último poblado de adobe de Tasmania! ¿Por qué?

Porque las grandes editoriales no se gastan un céntimo en promocionar a un autor novel, salvo que éste sea ya famoso o se haga conocido por otros medios. Esto explica que casi todos los famosos sean, estén siendo, o serán novelistas.

Ejemplo: Conductores de televisión o noticias, deportistas, actores, músicos, etcétera.

¡Esto sí que es, salvo alguna honrosa excepción, un milagro y no el de los panes y los peces!

Por cierto, te regalo un consejo. Si tienes una novela sin publicar y convences a Shakira de que la firme, automáticamente serás millonario. Más vale “negro” con pasta que blanco con hambre.

9.- ¡Súper milagro, La bondad recompensada tiene éxito!

Si ocurre el súper milagro de que tienes éxito, entonces, ¡entonces, amigos mío!, toda la editorial, limpiadoras incluidas, se pondrá a tus pies. Y todos los intervinientes en el proceso editorial proclamarán solemnemente en las entrevistas que “nada más leer La bondad recompensada tuve el pleno convencimiento de que sería un gran éxito, olía al perfume de la buena literatura”.

10.- Al final, esperanza.

Ahora, amigo escritor-a, me pongo serio.

Si leído lo anterior sigues pensando que tienes una gran historia y sabes redactar correctamente, ponte a escribirla.

Si no has redactado mucho a lo largo de tu vida, te vendría bien un curso de escritura de los muchos que hay.

Una vez terminada, publícala en ebook. Olvídate de las editoriales convencionales, salvo que conozcas a alguien en ellas y quieras probar suerte enviándosela. Con la edición digital no perderás el tiempo en esperas, casi seguro inútiles, y ganarás probablemente mucho más dinero que en papel si sabes mover las redes sociales.

Mover las redes sociales no significa que cada cinco minutos proclames en Facebook o en twitter que La bondad recompensada “aúna la catarsis existencial de Joyce y Faulkner con la profundidad personajística de Dostoievski, las trepidantes tramas de Forsyte y Follet con los misterios de Da Vinci y King, y todo ello adobado con el humor del Quijote y la riqueza lingüística y metafórica de Martín Santos”.

Tampoco hay que pasarse.

Por último, si alcanzas el éxito en la inextricable e inmensa selva de los ebooks, no tengas la menor duda de que te buscarán las grandes editoriales en papel. Y tal vez un día no lejano alguien te susurre al oído, mirando hacia uno y otro lado por si os ve un periodista independiente, que presentes La bondad recompensada al premio Planeta. Si esto ocurre, insisto en que los milagros ocurren, casualmente, a finales de septiembre, te tocarán dos invitaciones para asistir a la cena del premio la noche del quince de octubre, festividad de Santa Teresa de Jesús, onomástica de la difunta esposa del difunto José Manuel Lara, fundador del imperio Planeta.

Si ese día llega, acuérdate amigo escritor de comprar, con los miles de euros del premio, mi novela La púrpura negra por la que un júligan der Beti dejó de ver un Betis-Barsa. Tiene un valor de sólo tres y pico y te la puedes descargar de cualquiera de las grandes plataformas digitales que puedes encontrar en http://literaturascomlibros.es/2012/05/23/la-purpura-negra.

Luis Murillo

Atículo original

Jueves Santo

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía e Informática (INEGI) México es un país,  en cuestión de fe, de mayoría (relativa) católica, con un estimado del 89%. (2010)

Por tanto, este día dan inicio para tal religión las diferentes conmemoraciones de los hechos que culminaran con la muerte y resurrección de Jesús.

A pesar de no ser un hombre religioso, ya que estos días sacros para el catolicismo son de reflexión; deseo hacer mi propia conmemoración de aquellos ídolos caídos en estas latitudes hace casi quinientos años, sometidos por la espada española y diluidos, absorbidos por la tierra junto a la sangre indígena.

Mi reflexión recaerá en la crueldad y el desprecio por el prójimo, inherentes al hombre, que encuentran cualquier pretexto, como la propia religión o los ideales políticos para liberar el lado más salvaje y oscuro de las personas.

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Redline: Live to Drive!

To share my passion of motorsports to all my readers! To get people of all ages and income levels into the absolute best vehicle possible for their specific needs and to make driving enjoyable every single day!

Letras gratis

El blog de Pablo Tassani

ARQNIME

¡Sonríe!